lunes, 14 de marzo de 2011

SENTIR

beso Pictures, Images and Photos



Sentir no quiero
la cascada de tu risa
navegando en mi recuerdo
y la cadena de tus brazos
arropándome en tu pecho.

Sentir no quiero
tu palabra enamorada
acariciando mi lamento;
y la lluvia de tus montes
seduciendo mis silencios.

Sentir no quiero
tus colinas encrespadas
devorando mis desiertos;
y el oasis de ternura
que tejes con el beso.

Sentir no quiero
el alcón de tu mirada
desafiando mis intentos
y el amor de tu capricho
galopando en mis inviernos.

Sentir no quiero
el perfil de tu silueta
esculpiéndose en mi huerto;
y la mujer que se somete
al primer roce de tu fuego.

Sentir no quiero
la agonía que se siente
al sentir que no te tengo...
Tu, tu que sabes lo que guardan
incógnitos recodos de mi alma,
tu, tu que sabes como sienten
las sensibles fibras de mi entraña,
tu, tu que sabes lo que pesa
la mortaja de un olvido;
muestrame el camino,
dime quién eres, donde estás,
te necesito...

Tu, tu que sabes del ardor de mis quimeras
y el sollozo de un gemido;
tu, tu que sabes del espacio que
le sombra a mis sentidos;
de las grietas y cenizas
que bordean mi castigo;
tu, tu que sabes del silencio
que hace ruido
cuando busco en un bosquejo
del recuerdo lo vivido....
muestrame el camino;
dime quién eres, donde estás
te necesito..

Tu, tu que sabes que mi abrigo
y mi deseo tienen frío;
y el perfume de mi anhelo
en mi quebranto ha sucumbido,
tu, tu que sabes lo que emana
del veneno enfurecido
cuando nace en la derrota de uno mismo;

Tu, tu que sabes lo que siente mi agonía
lo verdugo de su nombre; como siembra,
y desgarra mis heridas;

tu, tu que tienes la palabra
que acaricia mis sentidos y el misterio
del abrazo enmudecido;
tu, tu que tienes en la boca y
en los sueños el calor que yo he perdido;
tu, tu que tienes en las manos
perfume de geranios y jazmines revividos

tu, tu que tienes en el pelo y en los ojos;
el hechizo y el sosiego de un abismo;
tu, tu que tienes en tu esencia
el jarabe del amor y
la pasión que no he tenido;
tu, tu que tienes en la estirpe
el valor y la entereza omnipotente
del ocaso ya poniente y encendido;
dime quién eres;
inventame un antidoto

Abrasa en el carmín de tu mirada
mi delirio empedernido;
grita victoria en la batalla; vence al enemigo;

Derroca con tu aroma y fortaleza;
el martirio despiadado
que en mi el esculpió;
y aun no olvido..............

Su agonÍa disfraza, la risa triturada,
lo dulce de la miel; surcos tiene de nostalgia;
las violetas del camino
huelen ya, el aroma de tu olvido
y a ti,  a ti te lloro mi amor,
me anda rondando tu adiós...

Las aves en el cielo, labrando van melancolía,
el trigo en el campo teje la sombra que vence al día;
en su vuelo, mutilando va el alcón,
vestigios de ilusión
y a ti te lloro mi amor
me anda rondando tu adiós...

Constante lamiendo el agua,
gemir hace a la piedra,
la campana de la iglesia,
de su pueblo cuenta la queja;
pariendo el ocaso entrega, al paisaje su rubor;
y a ti te , a ti te lloro mi amor;
me anda rondando tu adiós.

La viña escapar deja,
de sus venas las heridas,
el marino plasma en su huella,
girones de su desdicha;
sus grietas la tierra ofrenda, al hambre del labrador;
y a ti, a ti te lloro mi amor;
me anda rondando tu adiós...
Photobucket
 
Blue romantica Thanks that the kimi it is used. Visit my side. You may make a choice interesting kimi picture. With love, nefriti.


Por doquier como mendigo; llora el viento su dolor;
cual seno erguido,
seduce al valle la montaña sin pudor,
la hojarasca en su pasar, estela de pisadas
borrando va del camino
y a ti, a ti te lloro mi amor...
me anda rondando tu adiós...

El sepulcro de un suspiro se diluye en tu mirada,
asoma en tu pupila, la tristeza que guardabas,
y conversando con la mía, deciendo nada,
mi pesar araña, y yo lo siento,
tanto lo siento mi amor;
los dos sabemos, nos ha vencido tu adiós!!!
UN CUENTO DE HADAS
Erase una vez una viuda que tenía 2 hijas. La mayor se parecia a la madre en todo, tanto fisicamente como en la forma de ser, quien veia a la madre veia a la hija. Las 2 eran muy antipaticas y soberbias, a tal punto que nadie queria estar cerca de ellas, ni vivir junto a ellas.

La mas joven por el contrario, tenia una dulzura increible, y por la bondad del corazon era el retrato de su padre y era de una belleza incomparable que era dificil encontrar otra joven tan bella como. Naturalmente, como todos aman a sus semejantes, la madre tenia predilección por la mayor y sentia por la menor una adversion y repugnancia espantosa. Le hacia comer en la cocina, y todos los quehaceres de la casa le tocaban a ella. Aparte de todo, esta pobre niña debia dar 2 viajes a una fuente distante, de mas de 2 kilometros a buscar agua y traer un gran cantaro lleno.

Un dia mientras estaba en la fuente llenando su cántaro, se le acerca una pobre vieja, quién le rogó que le diera agua de beber. "Pero claro, abuelita, con mucho gusto." -respondió la niña-, "espere que le llene la jarra". Inmediatamente la limpio, la llenocon agua fresca y se la presentó, sosteniéndola en sus propias manos para que bebiera cómodamente y hasta saciarse. Cuando hubo bebido, la viejita le dijo: "Eres tan buena, y tan bella que por esto no puedo hacer menos que darte un regalo". Aquella era un hada que había tomado la forma de una vieja campesina para ver hasta donde llegaba la bondad de la jovencita. Y continuó."Te doy por regalo que por cada palabra que sale de tu boca brotará o una flor o una piedra preciosa".

La muchacha regresó a la casa con el cántaro lleno, algunos minutos más tarde; la madre estaba hecha una furia por el minúsculo retardo. "Mamá, ten paciencia, te pido perdón" dijo la hija toda humilde, y en tanto hablaba le salieron de la boca dos rosas, dos perlas y dos diamantes enormes. "Pero qué sucede aquí!!" dijo la madre estupefacta, "me equivoco o estás escupiendo perlas y diamantes!... Oh pero cómo, hija mía? ..."

Era la primera vez en toda su vida que la llamaba así y en tono afectuoso. La niña contó ingenuamente todo lo que le había sucedido en la fuente; y mientras hablaba , brotaban los rubíes, topacios de sus labios. "Oh, qué fortuna!", dice la madre, "necesito enviar también a esta otra niña.

Mira, Cecchina, mira lo que sale de la boca de tu hermana cuando habla. Te gustaría tener también a ti este don?... Es necesario que solamente vayas a la fuente de agua y si una viejita te pide agua, dásela con mucha amabilidad." "¡No faltaba más, ir a la fuente ahora!" reclamó la otra. "¡Te digo que vayas ahora mismo!" Gritó la mamá.

Salió corriendo la muchacha, llevando consigo la más bella jarra de plata que había en la casa. ... Apenas había llegado a la fuente, apareció a una gran señora, vestida magníficamente, que le pide un poco de agua. Era la misma hada que había aparecido a su hermana; pero había tomado el aspecto y vestuario de una princesa, para ver hasta dónde llegaba la malacrianza de esa joven. "¡Pero claro" dice la soberbia, "que he venido aquí para darle de beber a usted! ...¡Seguro!...Para darle de beber a usted y no a otra persona!...Un momento, si tiene sed, la fuente está ahí!" "Tienes muy poca educación, muchacha..." dijo el hada sin inmutarse "Ya que eres tan maleducada te doy por regalo , que por cada palabra pronunciada saldrán de tu boca una rana o una serpiente".

Apenas la vio la madre a lo lejos, que le grita a plena voz: "¿Como te fue, Cecchina?" "¡No me molestes mamá!, replicó la muchacha; e inmediatamente escupió dos víboras y dos ranas Oh Dios, que veo!... la culpa debe ser toda de tu hermana!, me las pagará!" Y se movió para pegarle. Aquella pobre joven huyó del rencor y fue a refugiarse en el bosque cercano.

El hijo del Rey que regresaba de la caza la encontró en un sendero , y viéndola tan hermosa, le preguntó qué hacía en ese lugar tan sola, y porqué lloraba tanto. "Mi madre me ha sacado de la casa y me quería golpear" Respondió la joven. E hijo del Rey quien vio salir de aquella boca cinco o seis perlas y otros tantos brillantes, le rogó que le contara cómo era posible algo tan maravilloso. Y la muchacha le contó toda la historia de lo que le había sucedido.

El príncipe real se enamoro de inmediato de ella, y considerando que el don del hada era mas valioso que cualquier dote que ninguna de las damas del reino podrían tener, la llevo sin chistar a palacio y se casó con ella. La otra hermana, mientras tanto se hizo odiar por todos de tal manera, que su misma madre la sacó de la casa; y la desgraciada joven después de tratar de convencer a muchos de que la recibieran, todo en vano; se fue a morir al fin del bosque.

Moraleja: La cortesía que las almas buenas tienen, a veces cuestan penas y tristezas; pero tarde o temprano la virtud resplandece y cuando menos se espere obtiene su recompensa.

Photobucket

Un día soñé tenerte a mi lado
me confundí entre la esperanza y la ansiedad
soñaba con tomar tu mano sentir tu piel
sin necesidad de alas llegue a volar
Un día soñé que la distancia no era más
que un salto de tiempo
donde todo era posible
donde te abrazaba y mi alama atravesaba la tuya
donde no se conoció placer imaginable
donde realmente fui feliz
Pero hoy al despertar
no estás la soledad es la sombra que has dejado
tu recuerdo tan dulce y destructivo
se vuelve rabia y remece las bases de lo que un día creí
Te llevaste mis ganas de amar
Mi fe en los demás




Cuantas lagrimas derramadas por este amor,
cuantas lagrimas derramadas en mi corazón,
aun que te quiero y te querré con gran fervor,
jamas te podre demostrar semejante pasión.
Recorro el valle de la tristeza,
mientras mi alma cae en la decadencia,
camino por la llanura de la soledad,
por tus miradas llenas de frialdad.
cual gorrión encerrado,cual ángel sin alas,
cual demonio sin pecado,cual pistola sin balas,
me siento sin la mitad de mi ser,
pues ya no me quieres ni ver.
Mil lagrimas derramadas por tu amor,
mil noches perdidas por este ardor,
mil plegarias pedidas a dios,
mas tu solo dijistes adios.
Como un suspiro te fuiste
como agua que al caer
olvidas antes de irte
ignorando el ayer,
mojaste mi cuerpo en pena
cortaste mi aliento de frío
y cumpliré mi condena
como moja el agua del río,
como una flecha me heriste
al centro de mi corazón
y ahora que ya me perdiste
ya no sientes mi dolor,
como un susurro te siento
como una brisa te veo
y aun en mi recuerdo
veo tus ojos, azul cielo,
como una hoja desprendida
que ni sabe donde caerá
estoy en mi vida perdida
que ni el Sol me alumbrará,
olvidarme es imposible
recordar sé que no debo
pero en tu amor invisible
seguiré escuchando, un te quiero.
Estaba perdida en el abismo
Aleja de la realidad
Fría, viendo en mi mundo
De pronto llego un suspiro de vida.
Me hizo desesperarm e, sufrir
Hasta el punto de desear morir
Ensucio mi cara de lágrimas
Me demostró que tan fuerte podía gritar
Aun así fui feliz
En aquel duro corazón
Logro entrar un intruso tan dulce
Con un solo abrazo logro
Inundar mi cuerpo de calidez
Ahora vuelvo estar sola
En una casa que no significa nada
Estoy en el mismo punto que antes
Pero ahora que conozco se que mi alma esta viva
Herida, aun soñando y desando tu regreso
Pero herida y duele
Y no sé si puedo resistir este dolor
No me creo tan fuerte como para lograrlo.
Quédate esta noche
Debajo del corcel de la medianoche
Entre la lluvia que se mescla con mis lagrimas
Te espero impaciente
Mi amor quédate esta noche
No me dejes en esta noche incierta
Nunca había estado tan asustada
Abrázame que creo que este es
 el fin de los enamorados.
 

No me dejes caer en el olvido;
Soy un alma en pena que paga su castigo;
Eleva una plegaria pidiendo por mi alivio;
Que caigan las cadenas del odio y el hastío.
No me dejes caer en el olvido;
Merezco lo que tengo, mas sufro sin motivo;
No todo fue dolor, no todo fue capricho;
Si miras bien quien soy oscuro es el camino.
No me dejes caer en el olvido;
Muestra compasión, no todo está perdido;
Con tanta confusión me pierdo entre quejidos,
De almas más antiguas perdidas en el limbo.
No me dejes caer en el olvido;
El cielo y el infierno no son lo prometido;
Otorga tu perdón al morir en un suspiro,
Que suba hasta el creador y me acepte entre sus hijos.
Pasan los años
Largos y despeinados,
Pasan y siempre dejan
Como recuerdo
Tu gran retrato,
En tardes de algún verano
De caprichosa agonía.
Pasan los meses
Ensimismado s,
Lejos de las caricias
Que algún mayo
Nos encontraron,
Quizá día a día
Te recuerdo,
Triste o sonriente
Y con la calma siempre,
Siempre en alto.
Aquí no existen horas
Para ser su aliado,
Aquí huele a recuerdo
Como a la rosa marchita
Que hace años, y meses
Y días te sigue
Y te seguirá esperando.


1 comentario: